GUÍA PARA DEJAR DE FUMAR

Son muchas las personas que deciden dejar de fumar. Las razones para hacerlo son tan variadas como las propias personas pero lo que está claro es que abandonar el uso del tabaco revierte en una mejora inmediata de la salud y en el descenso de múltiples riesgos para contraer múltiples enfermedades, la mayoría graves.

Dejar de fumar no es imposible. Sólo hay que tener constancia en el propósito, comprometerse con uno mismo y pensar que si se está convencido se consigue.

Resulta de mucha utilidad la ayuda profesional o la de guías que nos indiquen el camino a seguir.

Aquí os dejamos una completa guía que te ayudará a conseguir el propósito de abandonar el hábito tabaquico.

¡Ánimo!

Aquí tienes la guía:

http://tudecideslucena.es/wp-content/uploads/2017/10/PUEDES-DEJAR-DE-FUMAR.-GUIA-PARA-CONSEGUIRLO.pdf

 


Las pipas de agua son tan nocivas como los cigarrillos

También generan dependencia o adicción a la nicotina

Los neumólogos piden que se les aplique la misma regulación que al tabaco

Publicado en www.elperiodico.com

Fumar tabaco en pipas de agua es tan nocivo como consumir cigarrillos, ya que pueden causar cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) e infecciones, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que asegura que el humo que llega a los pulmones contienen una concentración de nicotina por gramo similar al tabaco y también generan dependencia o adicción a la nicotina. Por estas razones, la Separ solicita que esta modalidad de consumo de tabaco quede sujeta a una regulación similar a la que afecta a otros productos del tabaco.

La sociedad científica que agrupa a los neumólogos advierte de que las pipas de agua, también conocidas como cachimbas, son un riesgo para la salud de fumadores activos y pasivos y en ningún caso pueden considerarse una alternativa segura al tabaco. Una sesión típica de consumo con este método de fumar equivale a inhalar 200 veces el humo de un cigarrillo, indican, y ese humo presenta los mismos niveles altos de C0, metales pesados y sustancias cancerígenas que un cigarro. Por lo tanto,  son un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades pulmonares o cáncer.

Calor tóxico

Las fuentes de calor de estas pipas, como son la madera o el carbón, contienen sus propios tóxicos, indica la asociación de neumólogos. Compartir su boquilla entraña riesgo de infecciones, añaden. Por todo ello, concluyen, no son en absoluto más seguras.

Las pipas de agua son un método antiguo tradicional para fumar tabaco, ligado a las culturas orientales y del Este del Mediterráneo. Debido a que el humo pasa a través de un depósito de agua, esta modalidad se ha percibido, erróneamente, como una forma poco dañina de consumir tabaco.

El tabaco que se emplea en ellas es especial, llamado shisha o melaza, y puede aderezarse con aditivos aromáticos de manzana, miel, menta o cereza, que llegan a darle sabor. Es el tipo de tabaco más consumido entre los adolescentes de Estados Unidos y los países de la ribera este del Mediterráneo.

En el último Eurobarómetro sobre actitudes de los europeos frente al tabaco y los cigarrillos electrónicos, del 2017, al menos uno de cada tres europeos de entre 15 y 24 años (el 28%) afirmó haber probado fumar en pipa de agua alguna vez.

Recopilado por Delegación de Servicios Sociales Ayto. de Lucena


El consumo adolescente de cachimbas o cigarrillos electrónicos lleva al tabaco un año más tarde

Nota: artículo publicado en infosalus.com

El uso de cigarrillos electrónicos, cachimbas, cigarrillos de tabaco no combustible o tabaco sin humo por parte de los adolescentes se asocia con el hecho de comenzar a fumar cigarrillos convencionales en un año, según concluye una investigación cuyos resultados se publican en 'JAMA Pediatrics' .

Los productos de tabaco que no son cigarrillos convencionales, como los cigarrillos electrónicos, las pipas de agua, cigarrillos de tabaco no combustible y el tabaco sin humo, son populares entre los jóvenes y es importante saber si fomentan el consumo de cigarrillos convencionales, según los autores de este trabajo.

Por ello, estos expertos emplearon datos de una encuesta nacional de 10.384 adolescentes (de 12 a 17 años) que informaron que nunca habían fumado un cigarrillo convencional al inicio del estudio (2013-2014) y completaron un año de seguimiento (2014-2015).

El profesor Benjamin W. Chaffee, de la Universidad de California, San Francisco, Estados Unidos, y coautores analizaron el consumo de cigarrillos electrónicos, cachimbas, cigarrillos de tabaco no combustible o tabaco sin humo al inicio del estudio (exposiciones) y el uso de cigarrillos convencionales en el seguimiento (resultado).

Fue un estudio de cohortes, que es un tipo de estudio observacional. Debido a que los investigadores no intervienen a los fines del estudio, pueden usar estadísticas para controlar algunas de las diferencias entre grupos que podrían explicar los hallazgos, pero no pueden controlar todas esas diferencias.

Aunque los cigarrillos electrónicos son la forma más común de tabaco distinto al cigarrillo utilizado por los jóvenes, cualquier uso de todas las formas de tabaco que no son cigarrillos se asoció con un mayor riesgo de fumar cigarrillos en el futuro. Los adolescentes que comenzaron a consumir tabaco en productos que no son cigarrillos tenían más probabilidades de haber fumado cigarrillos convencionales en un año que los jóvenes que nunca habían consumido tabaco.

Los adolescentes que empleaban múltiples productos de tabaco tenían incluso más probabilidades de comenzar a fumar cigarrillos convencionales, según las conclusiones del estudio. Las limitaciones del estudio son que se tuvieron en cuenta factores de riesgo conocidos para fumar entre los jóvenes, pero otros factores desconocidos pueden haber influido en los resultados del análisis.

A raíz de las conclusiones del estudio, los científicos proponen que deberían extenderse las estrategias destinadas a evitar que los jóvenes comiencen a fumar cigarrillos convencionales a otros productos de tabaco.

Recopilado por Delegación de Servicios Sociales Ayto. de Lucena